Acupuntura, auriculoterapia y electropuntura

La medicina alternativa se utiliza hoy en día no como sustituta de la tradicional, sino más bien como ayuda o complemento en el tratamiento de diversas enfermedades y molestias, ya sean leves o en mayor grado. Entre estas técnicas, econtramos la acupuntura, auriculoterapia y electrocupuntura. En primer lugar, debemos saber en qué consisten cada una de ellas, para poder distinguir los diferentes tratamientos.

La acupuntura es la técnica más conocida de las tres; se trata de una medicina tradicional china que se sirve de la inserción y manipulación de agujas en el cuerpo para lograr restablecer la salud y el equilibrio interior de los pacientes. La auriculoterapia es la ciencia dentro de la medicina alternativa que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de enfermedades a través de la estimulación de puntos energéticos situados en el pabellón auditivo, obteniendo resultados terapéuticos bastante notables. Por su parte, la electropuntura consiste en la aplicación de corrientes eléctricas en diferentes zonas del cuerpo para aliviar diversos síntomas, pero en vez de aplicarse con agujas, en este caso se utilizan electrodos. Por tanto, todas ellas tienen en común la estimulación de puntos estratégicos para aliviar ciertos síntomas en enfermedades; estos puntos corresponderían a los órganos vitales del cuerpo humano. La diferencia es que mientras que las dos primeras utilizan agujas para la aplicación (la auriculoterapia concretamente en la oreja), la tercera prescinde de éstas para utilizar pequeños conductores eléctricos o electrodos.

Entre las aplicaciones que podemos encontrar para la acupuntura, se abre un gran abanico de patologías para tratar, como hernia discal, alergias, procesos inflamatorios, infecciones, así como su gran uso como analgésico en enfermedades dolorosas o post-operatorios. Asimismo, la auriculoterapia es utilizada usualmente para diagnosticar enfermedades y para actuar sobre numerosas afecciones, como migrañas, cefaleas, herpes, problemas digestivos, estrés, asma, obesida, transtornos alimenticios como anorexia o bulimia, adicciones como alcoholismo o tabaquismo, esguinces, artritis o reuma. En cuanto a los beneficios de la electropuntura, principalmente es utilizada para propósitos terapéuticos, como potenciar los efectos de la acupuntura manual, para tonificación o sedición, o como analgesia en procesos quirúrgicos. Es un método de precisión, ya que se puede saber exactamente la carga energética que el individuo necesita para recuperar su equilibrio; es seguro y más agradable para el paciente que las otras dos técnicas, ya que se prescinde de las agujas, y sobre todo, es eficaz, ya que tiene la condición de autocontrol (se puede utilizar por uno mismo).

Aun así, hay determinados casos en que estas terapias están contraindicadas; por ejemplo, en el caso de las mujeres embarazadas, debido a la redistribución de los flujos sanguíneo y linfático que se produce, se pueden generar alteraciones que pueden interferir en el embarazo o incluso dañar el feto. Asimismo, los pacientes que sufran de fatiga crónica pueden ver alterada su fuente energética y no son susceptibles de tratamiento. Esto también ocurre con pacientes que tengan serios problemas de anemia. Las infecciones en la piel son otro elemento que impediría la aplicación de la terapia, y en los períodos de menstruación tampoco es muy recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.