Tratamientos Termales para Cuidarse.

Desde tiempos inmemoriales, el agua se ha utilizado como terapia para mejorar la salud en general, en tratamientos de belleza y purificación del cuerpo.

Los romanos y árabes eran muy aficionados a estos baños, dadas
las ventajas que proporciona tanto a nivel físico como de relajación mental.
Hoy en día, estos beneficios se están recuperando en los últimos tiempos a través
de la generalización de los spas, donde se acude no sólo a recibir tratamientos
para la belleza corporal, mejorar la piel, afecciones como la celulitis o diversos
problemas cutáneos como el acné, sino que los diferentes masajes con agua a
diferente temperatura, piedras, diferentes grados de presión, actúan en el organismo
como relajantes musculares, previniendo problemas en las articulaciones, y sobre
todo, a nivel mental relajan y ayudan a evitar el stress y los problemas derivados
del mismo.

A este efecto, podemos hablar de diferentes beneficios para
diversas afecciones dependiendo del tratamiento que se lleve a cabo. Las principales
causas por las cuales se suele acudir a un centro de tratamiento termal son:

– Problemas reumáticos: reumatismo degenerativo, artrosis,
artritis reumatoide, así como reumatismos no articulares, tales como la ciática,
neuralgias, dolores musculares.

– Problemas respiratorios: bronquitis, catarros, sinusitis,
rinitis.

– Alteraciones del metabolismo, tratamientos de pérdida de
peso.

– Procesos de rehabilitación: estados postraumáticos, lesiones
deportivas.

– Alteraciones psicológicas y del sistema nervioso: stress,
insomnio, agotamiento mental.

En estos momentos, en que la vida sobre todo en la ciudad,
es tan acelerada y complicada, los spas y termas se han erigido como la solución
ideal a los problemas sobre todo de stress, de una manera cómoda, fácil y al
alcance de la mayoría. Actualmente,

España cuenta con más de doscientos establecimientos de este
tipo, y aunque en principio se han utilizado sobre todo por personas de la tercera
edad para tratar sus pequeños problemas de salud, últimamente la demanda de
turismo termal está en auge, por lo que muchos de estos sitios han dado un paso
más, convirtiéndose en lujosos centros donde se reciben tratamientos de salud
y de belleza.

El único requisito que debe tener un centro de estas características,
es que las aguas tengan propiedades minerales específicas, como radiactivas,
sulfuradas, magnésicas, cálcicas…la mayoría provienen de manantiales, y debidamente
canalizadas y utilizadas pueden ayudar para las diferentes dolencias.

La tendencia en un principio era situar estos centros curativos
en lugares de reposo, alejados del mundanal ruido, sobre todo en zonas rurales
rodeados de vegetación y aire puro, donde la desintoxicación tanto física como
mental era mucho más fácil de conseguir; pero en los últimos años, coincidiendo
con una mayor demanda, algunos de estos sitios se han construido en grandes
urbes, aprovechando antiguos baños termales ya construidos o incrementando la
oferta de hoteles y resorts.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.