¿Cuáles son los problemas de audición más comunes?

Una buena audición resulta fundamental para poder comunicarse con los demás, para establecer relaciones personales, aprender conceptos y hablar bien. Cuando existen problemas de audición, el habla se ve afectada ya que no se modula bien la voz al pronunciar y la capacidad de asimilar conceptos disminuye al no llegar perfectamente al oído de la persona.

¿Cuáles son los problemas más comunes de audición?

Los problemas de audición pueden estar generados por diferentes causas, aunque las más comunes suelen ser:

Genéticas y hereditarias.

Por algún tipo de traumatismo.

Por exposición continuada a ruidos muy intensos.

Por haber sufrido alguna enfermedad infecciosa.

Resulta muy preocupante que el 20 por ciento de los niños en edad escolar estén manifestando problemas de audición, así como también los adolescentes. Aunque hay diversas causas que pueden provocar la pérdida de audición, las más comunes tienen que ver con el volumen de los videojuegos; con la utilización de auriculares para escuchar música; con los niveles muy altos de decibelios en discotecas y fiestas y con ruidos más intensos en los hogares, escuelas y lugares de trabajo.

Además, actualmente se tiende a hablar más alto de lo que realmente se necesita para escuchar. Todos estos hechos provocan que haya un aumento de los niveles de decibelios en la vida cotidiana que, evidentemente, repercuten en la audición de todos.

Síntomas de pérdida de audición y tratamientos

Existen una serie de señales que muestran que pueden existir problemas en la audición. Si tienes personas a tú alrededor que tienen algunos de estos síntomas, es conveniente que acudan al médico lo antes posible para detectarlos y tratarlos. Entre los síntomas que nos deben preocupar están:

  • Tener que hablar demasiado alto para que la persona entienda lo que quieres decir.
  • Si observas que te miran a los labios y tus gesticulaciones cuando les estás hablando.
  • Si giran la cabeza para poder escucharte mejor.
  • Si no pronuncian bien y hablan con tonos diferentes de voz.
  • Si existe dolor de oídos de forma repetitiva.
  • Si hay enfermedades respiratorias de forma frecuente.
  • Si se marean con frecuencia, pierden el equilibrio o andan hacia un lado.
  • Si cuando quieren escuchar algo se acercan demasiado a ti.
  • Si suelen comunicarse mucho con gestos y con las manos.

El tratamiento en una pérdida de audición varía según el grado y su causa. Si afecta al oído interno, la pérdida de audición es mayor y es necesario utilizar amplificadores o audífonos. Si la afección pertenece al oído medio o externo bastará con medicación y en los casos más graves, de una intervención quirúrgica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.