¿Dietas sin placer? ¡Llegaron a su fin!

Si alguna vez has creído que no se puede bajar de peso sin caer en las dietas crónicas, te contamos que la clave fundamental es medir todas las porciones que consumirás y optar por un estilo de vida mucho más saludable.

¿Por qué es inútil dejar de lado aquellos alimentos que más nos gustan?

Por lo general, cuando una persona tiene abstinencia de ciertos alimentos, el descontrol se hace presente y de manera rápida. Además, cuando uno tiene conciencia de que está sometiéndose a una dieta, es decir a la restricción de ciertos alimentos, la ingesta es mucho mayor. De cierta manera, se podría decir que es como una despedida a lo placentero.

¿La comida se asocia con el placer?

Para algunos nutricionistas la dieta suele estar implicada a la abstinencia del placer. No obstante, el ser humano es un ser deseante y por ello lo mejor es comer rico, poco y de calidad. La gente no suele engordar por comer dos porciones de pizza, sino más bien lo hacen por comer mucho.

¿Cómo se puede controlar la cantidad de lo ingerido?

Compra solamente lo que consumirás en el día, debido que el almacenamiento de alimentos supone una gran demanda de control y esto puede hacer que te veas en aprietos de si optas por comer o no tal cosa. Por tanto, piensa en la porción justa y mañana será otro día.

Existen varios mecanismos de saciedad, la sensorial, mental, neuroendocrina y mecánica. De estas cuatro, la sensorial es la que te da el permiso de poder utilizar diversas técnicas para detenerte en el momento exacto sin tener que privarte del placer de comer algo rico.

¿Cómo bajo de peso sin dieta?

Consume cuatro comidas por día e incluye verduras y carnes o harinas de manera alternada en cada comida principal, y como solamente lo que ha de entrar en un plato. Si deseas consumir algo dulce, compra todos los días algún alimento que no contenga más de 100 o 150 calorías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.