REGIMENTES DEPURATIVOS Y DESINTOXICANTES

Una dieta depurativa o desintoxicante consiste en un plan de alimentación que implica sobre todo un cambio en los hábitos de consumo para, de alguna forma, “limpiar” el cuerpo de cualquier contaminante o toxina que pueda dañarlo tanto por fuera como por dentro.

Para aquellos que la practican o la han practicado en alguna ocasión tiene múltiples propiedades y beneficios, entre ellos no solo adelgazar unos kilitos, que siempre viene bien, sino mejorar la salud en general, tener más resistencia a las enfermedades y proporcionar paz mental y equilibrio al individuo.

Los métodos tradicionalmente utilizados para este tipo de dietas son bien conocidos, como por ejemplo desterrar de nuestra alimentación productos que son difíciles de metabolizar, como por ejemplo la cafeína, el alcohol, los precocinados, los alimentos procesados (como el pan blanco y la bollería industrial), los enlatados, la sal, el azúcar, trigo, carne roja, fritos, mantequilla, margarita y cremas o natas. Por el contrario, se recomiendan consumir alimentos puros, como frutas y verduras crudas, granos integrales, legumbres, frutos secos, semillas, pescado, aceites vegetales, hierbas y tes. También es conveniente hacer algún día de ayuno completo, es decir solo alimentarse de agua y zumos, para que arrastren cualquier posible elemento perjudicial.

La mayoría de las personas hacen estas dietas a principios de año, tras los excesos cometidos en las fiestas navideñas, pero siempre es buen momento para hacer una pausa en nuestros hábitos diarios y limpiar el organismo por dentro. Los alimentos de difícil digestión, como las grasas saturadas, dejan en el cuerpo residuos como el colesterol, que si no se controla puede derivar en graves enfermedades tanto cardiovascular como incluso en arteriosclerosis. Asimismo, una ingesta excesiva de alimentos de origen animal, como carne y pescados con salsas, y los mariscos, pueden dejar residuos en el organismo en forma de ácido úrico, que en una cantidad prudencial facilita el movimiento corporal, pero en exceso provoca dolor y una enfermedad denominada gota, que consiste en la inflamación de las articulaciones porque este ácido se cristaliza y deposita en ellas.

Para evitar todo esto tras comidas copiosas, lo mejor es realizar un menú depurativo durante unos días, a base de verduras con propiedades especialmente indicadas para la limpieza interna, como son las coles de Bruselas, el brócoli y la calabaza. Lo mejor es tomarlas en crudo o en caldo, pues su poder diurético es aún mayor. En cuanto a las frutas más recomendadas la manzana es la reina por su alto contenido en fibra, así como la piña y la naranja. Los cereales son también una gran fuente de vitaminas y minerales, además de arrastrar los componentes de deshecho a través del intestino.

Es muy importante también beber como mínimo dos litros de agua al día, para que así los riñones puedan trabajar con regularidad y realizar su función de filtrado de la sangre para eliminar las sustancias nocivas; además es el líquido esencial para mantener una buena salud en general, tanto interna como externa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.