¿Qué beneficios produce la alimentación orgánica?

Primero, definamos que es “órganico” para así entender de que tipo de productos estamos hablando. El término “orgánico” se refiere a la forma en que los productos agrícolas son cultivados y procesados; estos cultivos orgánicos deben ser cultivados sin el uso de pesticidas sintéticos, genes de bioingeniería (OMG), fertilizantes a base de petróleo y los fertilizantes a base de lodos de depuradora.

De esta misma manera la ganadería ecológica para la carne, huevos y productos lácteos deben tener acceso al aire libre, se le tiene que dar alimentación orgánica y no pueden recibir antibióticos, hormonas de crecimiento, o cualquier subproducto animal.

Los beneficios de los productos orgánicos

Debido a este tipo de cultivo, los alimentos derivados de la producción orgánica tienen un gran impacto tanto psicológicamente, emocionalmente cómo físicamente. Por lo general, suelen contener más nutrientes, antioxidantes y son mas tolerantes debido a la ausencia de conservantes o productos químicos. Por ello, os mostramos algunos de los mayores beneficios de consumir alimentos orgánicos:

Los productos orgánicos tienen menos pesticidas. Los productos químicos tales como fungicidas, herbicidas, insecticidas son ampliamente utilizados en la agricultura convencional y los residuos permanecen en los alimentos que comemos, sin embargo en los productos orgánicos no.

La falta de pesticidas reduce el riesgo de cáncer. Una dieta basada en productos agrícolas cultivados naturalmente puede reducir significativamente las posibilidades de desarrollar ciertas formas de cáncer, ya que se cree que los pesticidas son los que contribuyen al desarrollo de tumores cerebrales, leucemia, así como el cáncer de próstata y de mama.

Los alimentos orgánicos son más frescos. El hecho de que estos alimentos no contengan conservantes, hacen que duren más tiempo. Estos alimentos se suelen cultivar cerca del lugar de venta y dado que no hay conservantes están involucrados, la comida mantiene los niveles más altos de nutrientes e incluso tiene mejor sabor.

La agricultura ecológica es mejor para el medio ambiente. Las prácticas que se llevan a cabo en la agricultura orgánica hace reducir la contaminación, conservar el agua, reducir la erosión del suelo, aumentar la fertilidad del suelo, y consumir menos energía en la producción.

La carne orgánica y la leche son más ricas en ciertos nutrientes. Los niveles de ciertos nutrientes, incluyendo ácidos grasos omega-3, en ocasiones son de hasta un 50 por ciento mayor en la carne orgánica y la leche que en las versiones convencionalmente planteadas. Esto conduce a una mejor absorción de los nutrientes por el cuerpo y eso genera un impacto positivo en la salud general de los consumidores, ya que contribuye a la prevención de enfermedades del corazón, problemas de visión, envejecimiento prematuro y cáncer.

Los alimentos orgánicos son libres de transgénicos. Los transgénicos o también llamados Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o alimentos genéticamente modificados (GM) son plantas cuyo ADN ha sido alterado de manera que no se producen en la naturaleza o en el cruzamiento tradicional, más comúnmente con el fin de ser resistentes a los pesticidas o producen un insecticida.

¿Cómo consumir alimentos orgánicos sin que sea tan caro?

Generalmente se tiene la idea de que los productos orgánicos son más caros, ya que en las tiendas de comestibles normalmente suelen tener precios mayores a sus homólogos.

Esto viene a raíz de que los alimentos orgánicos son más intensivos en mano de obra ya que los agricultores cómo hemos dicho no utilizan pesticida ni fertilizantes químicos, por ello la certificación orgánica es cara y la alimentación orgánica para los animales puede costar el doble. Las granjas orgánicas tienden a ser más pequeñas que las convencionales, por lo que significa que los costes significan más para estas y que además no tienen subsidios del gobierno.

Estos alimentos te saldrán más baratos si:

Compras en los mercados de los agricultores. Muchas ciudades tienen semanalmente un mercado donde los agricultores locales venden sus productos a un mercado de la calle al aire libre, a menudo con un descuento para las tiendas de comestibles.

Unirse a una cooperativa de alimentos. Una cooperativa de alimentos naturales o un supermercado cooperativo suele ofrecer precios más bajos a los miembros que pagan una cuota anual para pertenecer a estos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.